Pastel de merluza, patatas y zanahorias

DSCF3088Hola amig@s! Hoy comparto con vosotr@s este rico pastel de merluza y patatas, muy fácil de hacer y muy económico porque podemos utilizar merluza congelada. Se puede tomar templado ó frío, así que para una cena de verano queda estupendo.

DSCF3101

Ingredientes:

1 merluza de 1 kilo aproximadamente  (yo congelada)

3 patatas grandes

2 zanahorias

2 puerros

2 dientes de ajos

Perejil

Aceite de oliva virgen extra

Mantequilla

Sal

Pimienta

Queso rallado para fundir

DSCF3105

Instrucciones:

Ponemos abundante agua a hervir con un poco de sal.

Cuando hierva introducimos la merluza troceada, la dejamos escaldar un par de minutos.

La dejamos sobre un escurridor y cuando esté fría le quitamos pieles, espinas y la desmenuzamos. Reservamos.

Colamos el agua que hemos utilizado para hervir la merluza y la volvemos a poner a hervir.

Pelamos y troceamos las patatas y las zanahorias y las cocemos en ese agua hasta que estén tiernas.

Las escurrimos bien y las ponemos en un bol.

Le añadimos sal, pimienta, una nuez de mantequilla y un buen chorro de aceite de oliva. Chafamos con un prensapatatas y removemos bien para hacer un puré fino. Si vemos que se queda un poco seco le añadimos un chorrito pequeño de leche. Reservamos.

Ponemos 3 cucharadas de aceite y una cucharada de mantequilla en una sartén amplia.

Pochamos los puerros y los ajos troceados muy pequeñitos.

Cuando estén cocinados añadimos la merluza reservada y una cucharada de perejil picado.

Salpimentamos y dejamos 5 minutos el conjunto, removiendo con mimo para que no se deshaga mucho la merluza. Reservamos.

Montamos el pastel:

En el molde elegido, que pueda ir al horno, ponemos la mitad del puré de patatas y zanahorias y extendemos muy bien.

A continuación todo el sofrito de merluza y, por último, el resto del puré dando bonita forma.

Terminamos con una capa de queso rallado que funda bien.

Y horneamos en horno precalentado a 180 grados durante 20 minutos.

Dejamos templar y servimos. También se puede comer frío.

Está delicioso!

Pastel de atún con frosting de guacamole

Me gustan muchísimo este tipo de pasteles salados, son muy fáciles y rápidos de preparar y dan mucho juego. Fresquitos quedan genial para esta época de calores.

Ingredientes:

Para el frosting:

5 cucharadas soperas colmadas de guacamole casero ó ya preparado

5 cucharadas soperas colmadas de queso Mascarpone (podéis sustituírlo por Philadelphia ó similar)

Pizca de sal

Para el pastel:

3 huevos grandes

150 grs. de atún en aceite (muy bien escurrido de su aceite)

1 pimiento morrón grande de conserva

3 cucharadas de queso crema

3 cucharadas de salsa ali-oli ó mayonesa

3 cucharadas de tomate frito

Sal

Instrucciones:

Preparamos el frosting batiendo los ingredientes hasta que se forme una crema fina y esponjosa, la ponemos en una manga pastelera con boquilla rizada y reservamos en el frigo.

Hacemos el pastel poniendo todos los ingredientes en el vaso de la batidora y triturando hasta que no queden grumos.

Vertemos en un molde que pueda ir al microondas (mejor de silicona).

Introducimos en el microondas durante 8-10 minutos a máxima temperatura ( el mío es de 900 w y lo he tenido 8 minutos, comprobé que no había cuajado del todo y lo dejé 2 minutos más).

Dejar enfriar y poner en el frigo un par de horas.

Desmoldar y decorar con el frosting reservado..rico, rico.

 

 

 

 

 

Chicken and Leek Pie (Pastel de pollo y puerros) -Inglaterra

DSCF1944El último mes lo he pasado en Londres visitando a uno de mis hijos. He conocido gran parte de la gastronomía de allí, que no está basada sólo en los famosos “Fish & Chips”…es mucho más..

Por ejemplo los “Pies” salados, en este caso de Pollo y puerros, a ver si os gusta 😉

DSCF1953

Ingredientes:

Masa base:

170 grs. de harina normal

100 grs. de mantequilla

1/2 cucharadita de sal fina

1 cucharadita de vinagre de vino

Agua helada(cantidad necesaria)

Relleno:

2 medias pechugas de pollo sin piel ni huesos

2 ó 3 puerros

200 c.c. de nata de cocinar

Sal

Pimienta

Mantequilla

DSCF1948

Instrucciones:

Lo primero que tenemos que preparar es la masa base. Para que quede perfecta los ingredientes han de estar muy fríos, por lo que procederemos de la siguiente manera:

Mezclamos harina y sal, tamizamos y metemos en una bolsa de plástico y al congelador.

Troceamos la mantequilla a daditos pequeños y al congelador.

Ponemos medio vasito de agua en el congelador.

Estos ingredientes los tendremos en el congelador durante media hora.

A continuación preparamos la masa. Podemos hacerla en un procesador ó a mano.

Ponemos la harina con la sal en un bol.

Le añadimos los cubitos de mantequilla y frotamos con la punta de los dedos para formar migas diminutas.

Una vez formadas las migas le añadimos 3 cucharadas de agua helada y mezclamos.

A continuación la cucharadita de vinagre y mezclamos.

Ya iremos añadiendo cucharadas de agua una a una y mezclando hasta que se junte todo. No hay que amasar mucho para no dar calor a la masa, sólo hasta que veamos que se junta todo y no quedan migas. Yo he necesitado en total 6 cucharadas de agua, pero cada harina es un mundo.

Hacemos una bola y envolvemos en film, reservamos en el frigorífico.

Preparamos el relleno:

Limpiamos los puerros y los cortamos a trozos grandes, sólo la parte blanca.

Limpiamos las pechugas y las troceamos del tamaño parecido a los puerros, aproximadamente. Las salpimentamos ligeramente.

Ponemos una nuez de mantequilla en una sartén amplia.

Salteamos los puerros dejándolos al dente, salpimentamos.

Le vertemos la nata líquida, removemos.

Cuando empiece a hervir la nata le introducimos los trozos de pollo, removemos y dejamos reducir durante unos 5 minutos. Reservamos. Y dejamos que se temple.

Precalentamos el horno a 180 grados.

Preparamos el molde elegido. Yo he usado uno desmontable de 15 cms. y he hecho un sólo pastel del que da para 3 personas. Podéis hacerlos individuales que quedan muy bonitos.

No hace falta enmantequillar los moldes porque la masa lleva la suficiente mantequilla para que no se pegue.

Troceamos la masa en dos partes, enharinamos la mesa de trabajo y extendemos una de las masas hasta dejarla fina pero que no se rompa.

Forramos el molde por el fondo y las paredes hasta llegar al borde, recortamos el sobrante.

Pinchamos con un tenedor por toda la masa para que no queden bolsas de aire.

Ponemos todo el relleno.

Extendemos la otra parte de la masa y hacemos la tapadera. Recortamos y unimos los bordes dando bonita forma. La masa que os sobre se envuelve en film y se congela ( a mí me ha sobrado la suficiente para un pie pequeñito).

Con un cuchillo le damos un corte en cruz en el centro.

Pintamos toda la superficie con mantequilla derretida.

Horneamos hasta que esté dorado, el mío ha necesitado una hora en total.

Si vemos que se dora demasiado, sin haber terminado la cocción, podemos cubrirla de papel aluminio y dejarla el resto del tiempo.

DSCF1990

 

Quiche de minipimientos de colores rellenos de salmón

la foto(254)Teniendo en casa los minipimientos Tribelli, y deseando probarlos, se me ocurrió preparar esta versión de quiche. Es un poco entretenida de hacer, pero merece la pena el resultado y podemos dejarla para hacerla un día que tengamos invitados..quedaremos muuy bien..jeje.

Ingredientes:

Minipimientos de colores Tribelli (10-12  unidades)

Para el relleno:

1 cebolleta pequeña

1 paquete de salmón ahumado de 125 grs.

1 cucharada y media de aceite de oliva virgen extra

1 cucharada colmada de harina de trigo

375 c.c. de leche

Sal, Pimienta, hierbas aromáticas al gusto (nuez moscada, provenzales, eneldo..etc.)

Para la base de masa quebrada: (me han salido dos bases, una la he congelado ya extendida)

200 grs. de harina

100 grs. de mantequilla

Pizca de sal

1 huevo grande

Para la mezcla de la quiche:

2 huevos

200 c.c. de nata de cocinar

sal, pimienta

Queso rallado tipo gouda ó el que nos guste (media taza)

la foto(252)

Instrucciones:

Lavamos y secamos los pimientos.

Los horneamos sobre la rejilla del horno a 180 grs. hasta que veamos que la piel se empieza a tostar ligeramente.

Los ponemos en una fuente y los tapamos con un paño hasta que enfríen.

Los pelamos, quitamos las pepitas, procurando no romperlos, cortamos un poco la parte del pedúnculo para igualarlos. Reservamos en un escurreverduras.

Preparamos el relleno:

Picamos muy menudita la cebolla.

La sofreímos en la cucharada y media de aceite hasta que esté transparente.

Añadimos el salmón picado muy pequeñito.

Cuando el salmón pierda el color de crudo, añadimos la harina.

La tostamos un poco y le vertemos la leche.

Dejamos cocer, sin dejar de remover, hasta que la mezcla espese y se separe de las paredes del cazo, añadimos las hierbas al gusto y salpimentamos.

Dejamos enfriar.

Rellenamos los pimientos y los reservamos en el frigo para que tomen cuerpo.

la foto(248)

Preparamos la masa quebrada:

Tamizamos la harina mezclada con la pizca de sal.

Cortamos a daditos la mantequilla que debe estar fría, ponemos sobre la harina.

Mezclamos ambos ingredientes con las puntas de los dedos hasta convertirla en pequeñas migas.

Abrimos un hueco en el centro y añadimos el huevo batido ligeramente.

Unimos todo hasta formar una bola que se despegue de las manos y del bol.

Cubrimos con film y dejamos en el frigo media hora.

Precalentamos el horno a 180 grados.

Extendemos con rodillo la masa dejándola muy fina.

Colocamos sobre el molde elegido y arreglamos los bordes con las yemas de los dedos.

la foto(249)

Ponemos encima un papel de horno y lo llenamos de garbanzos secos (esto es para hornearla y que no suba. La horneamos 10 minutos.

Sacamos el papel con los garbanzos y horneamos 5 minutos más.

Ya tenemos la base preparada.

Hacemos el relleno de la quiche:

Ponemos en el vaso de la batidora los dos huevos, la nata, sal y pimienta.

Trituramos bien, le mezclamos el queso rallado y vertemos sobre la base preparada, es preferible que no llegue al borde, para que al introducir los pimientos no se desborde.

Horneamos 10 minutos antes de poner los pimientos.

Sacamos la quiche y le colocamos por encima los pimientos rellenos  alternando los colores.

Volvemos a introducir en el horno durante 25-30 minutos más hasta que se dore la superficie.

Dejamos enfriar antes de servir.

la foto(253)Riquísima!

Moussaka griega (ligera a mi estilo)

la foto(240)En esta ocasión he preparado una moussaka muy ligera, lleva la mínima grasa y no por ello se pierde la esencia de la receta.

A veces usamos más cantidad de aceites, mantequillas etc.sin ser necesario aumentando considerablemente las calorías del plato.

Todas las estupendas verduras que he usado son de Vivelafruta.com

Ingredientes:

2 patatas

1 berenjena

1 cebolla

2 dientes de ajos

4 cucharadas de tomate frito casero ó de bote

Vino blanco

250 grs. de ternera picada

Aceite de oliva virgen extra

1 cucharada colmada de harina de trigo

375 grs. de leche desnatada

Sal

Pimienta

Nuez  moscada

la foto(238)

Instrucciones:

Cocemos las patatas con piel hasta que estén tiernas, pelamos y reservamos.

Pelamos las berenjenas, las cortamos en rodajas y dejamos cubiertas de agua con sal durante media hora.

Las escurrimos y secamos bien, las hacemos a la plancha, en una sartén antiadherente, tan sólo con una gota de aceite que extenderemos con una servilleta de papel. Salamos ligeramente y reservamos.

Picamos menudísima la cebolla y los ajos.

En una sartén añadimos una cucharada de aceite, sofreímos la cebolla y los ajos tapados y a fuego lento hasta que se vuelvan transparentes.

Añadimos la carne y seguimos sofriendo, salpimentamos.

Le añadimos el tomate frito y medio vaso de vino blanco. Dejamos reducir el conjunto. reservamos.

Preparamos la bechamel:

En una cazuela ponemos 1 cucharada y media de aceite de oliva.

Acercamos al fuego y le ponemos la cucharada de harina, removemos que se fría un poco.

Le vertemos la leche y dejamos cocer sin dejar de remover hasta que espese. Salpimentamos y le ponemos la nuez moscada. Retiramos.

Precalentamos el horno a 180 grados con grill.

Montamos la moussaka:

En el recipiente elegido ponemos una capa de rodajas de patatas cocida.

Encima otra de berenjenas a la plancha.

Seguimos con otra del sofrito de carne.

Cubrimos todo con la bechamel.

Horneamos durante 20 minutos.

Servimos enseguida.

Pastel de guacamole, salmón, surimi

la foto(204)Ingredientes:

Pan de molde

Guacamole preparado (yo de Primaflor)

Queso fresco

Palitos de surimi

Salmón ahumado

Pepino en rodajitas para adornar

la foto(200)

Instrucciones:

Forramos un molde rectangular con papel film dejando sobrante a los lados.

Estiramos un poco las rebanadas de pan con el rodillo de amasar.

Ponemos una capa de pan en el fondo del molde.

Continuamos con una capa de guacamole y la extendemos bien.

A continuación otra capa de palitos de surimi picadito.

Seguimos con otra capa de lonchitas de queso fresco.

Otra de salmón cortada a trocitos.

Repetimos pan, guacamole, surimi, queso y salmón.

Terminamos con una de pan.

Cerramos con el film sobrante y presionamos bien para que se rellenen los huecos y tome la forma del molde,

Reservamos en el frigo hasta el día siguiente.

Desmoldamos y decoramos con las rodajitas de pepino.

Quiche de espinacas y Gorgonzola

En gastronomía, una quiche, es un tipo de tarta salada derivada de la cocina francesa. Se elabora principalmente con una preparación de huevos y crema de leche  fresca y espesa, mezclada con verduras y/o productos cárnicos, con la que se rellena un molde de masa quebrada. Se cocina al horno. La posibilidad de incluir otros alimentos en la elaboración del relleno permite que haya innumerables recetas con carne, vegetales, quesos diversos, etc..

Ingredientes:

Masa quebrada base:

200 grs. harina de repostería

100 grs. de mantequilla

1/2 cucharadita de sal fina

1 huevo

Relleno:

250 grs. de hojas de espinacas frescas

2 huevos

100 grs. de queso Gorgonzola

200 c.c. de nata para cocinar

1 cebolleta mediana

3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra

Sal

Pimienta negra

Nuez moscada

Instrucciones:

La masa quebrada podemos comprarla ya preparada pero merece la pena hacerla en casa porque es muy fácil y queda deliciosa.

La preparamos de la siguiente manera:

Mezclamos la harina y la sal.

Troceamos a daditos la mantequilla fría y la ponemos sobre la harina.

Vamos frotando entre las manos hasta que se integren y se formen migas minúsculas.

Hacemos un hoyo en el centro.

Ponemos en huevo y una cucharada de agua (quizás necesite unas gotas más depende del tamaño del huevo).

Mezclamos con las manos sin batir hasta que se forme una bola de masa lisa y se despegue de las paredes del bol y de las manos.

Envolvemos la bola en eun film y dejamos reposar en el frigo durante 1 hora.

Mientras reposa hacemos el relleno:

Troceamos menudita la cebolleta y la ponemos a pochar en en aceite a fuego muy lento, salpimentamos.

Cuando esté la cebolla le incorporamos las hojas de espinacas troceaditas bien lavadas y escurridas.

Las dejamos pochar hasta que pierdan el color de cruda y reduzcan.

Le añadimos el queso a trocitos y dejamos que se derrita.

Removemos y comprobamos el punto de sal, reservamos.

Precalentamos el horno a 200 grados.

Sacamos la masa del frigo.

La extendemos entre dos films con el rodillo de amasar.

Debemos extenderla fina y del tamaño suficiente para cubrir base y paredes del molde elegido.

Enmantequillamos ligeramente el molde y cubrimos con la masa, le damos bonita forma y la pinchamos toda con un tenedor.

Ponemos encima de la masa un papel de horno y lo llenamos de garbanzos secos, alubias secas..etc (esto es para hornearla y que no suba).

La horneamos 10 minutos.

Retiramos el papel con los garbanzos y la volvemos a hornear 10 minutos más (de esta manera la masa se cuece y después no sabe a cruda).

Ponemos en un bol los dos huevos y la nata líquida.

Batimos muy bien hasta espumar.

Salpimentamos y ponemos nuez moscada molida al gusto.

Le añadimos el sofrito de espinacas reservado, removemos todo bien.

Vertemos con cuidado sobre la masa reservada.

Horneamos durante 20-25 minutos hasta que este cuajada y se dore la superficie.

Retiramos, podemos tomarla tibia ó fría, de las dos formas está exquisita!