Guiso de patatas con pez espada y gambitas

Ingredientes:

Pez espada fresco a taquitos (500 grs. aprox.)

Gambas arroceras, 500 grs.

Aceite de oliva virgen extra (yo, Dauro)

Patatas, 1 kg.

Cebolla

Pimiento rojo

Ajos

Tomate rojo

Laurel

Azafrán ó colorante

Vino blanco

Caldo de pescado (hecho con las cabezas y cáscaras de las gambas)

Perejil

Sal y pimienta negra

Instrucciones:

Pelamos las gambas, reservamos la carne y con las cabezas y cáscaras hacemos un caldo, colamos.

Pelamos las patatas y las chascamos a cubitos, reservamos cubiertas de agua con un poco de sal.

Hacemos un aceite de ajo y perejil picando finísimo un par de dientes de ajos y unas ramas de perejil y cubriéndolos con aceite de oliva virgen extra, dejamos en maceración mientras preparamos el guiso.

En una cazuela con un fondo de aceite hacemos un buen sofrito con una cebolleta, una hoja de laurel, dos dientes de ajos, 1 tomate y 1/2  pimiento rojo, todo picado finamente. Salpimentamos.

Cuando esté escurrimos las patatas y las añadimos, removemos durante un par de minutos para que se impregnen del sofrito.

Ponemos el colorante ó azafrán en rama, vertemos un buen chorro de vino blanco y, enseguida, el caldo caliente hasta cubrir las patatas al ras.

Dejamos cocer a fuego medio hasta que las patatas estén tiernas.

Seguidamente añadimos las gambas peladas y los taquitos de pez espada. Dejamos un par de minutos meneando la cazuela en círculos para que engorde la salsa.

Rectificamos de sal, retiramos.

Servimos enseguida salseando cada plato con una cucharada de la maceración de aceite de ajo y perejil, eso potenciará el sabor del guiso.

Garbanzos con langostinos

Los garbanzos con langostinos es una receta muy común por el Sur de Andalucía. En cada casa se prepara de una manera diferente, yo os pongo la que más gusta en la mía. Es deliciosa, os la recomiendo.

Ingredientes:

1/2 kilo de garbanzos

1/2 kilo de langostinos crudos

2 tomates rojos grandes (ó una lata mediana de tomate troceado ó triturado)

1/2 pimiento rojo grande

4 dientes de ajos

1 cebolleta pequeña

Perejil

Guindilla (opcional)

Laurel

Pimentón dulce

Vino fino

Aceite de oliva virgen extra (yo, Conde de Benalúa)

Sal

Instrucciones:

El día anterior dejamos a remojo los garbanzos.

Al día siguiente:

Pelamos los langostinos reservando las cáscaras y les quitamos las venillas negras que los atraviesa, reservamos la carne.

Ponemos a cocer las cáscaras cubiertas de agua y con un buen chorro de vino fino.

Desespumamos y dejamos 2 ó 3 minutos hervir, retiramos y colamos.

Escurrimos los garbanzos y los ponemos en una olla cubriéndolos del agua caliente de cocer los langostinos, le añadimos una hoja de laurel y llevamos al fuego hasta que estén tiernos.

Mientras cuecen, ponemos un fondo de aceite en una cazuela, freímos 4 dientes de ajos pelados y enteros y, cuando empiecen a tomar color los retiramos a un mortero, reservamos.

En el aceite que queda hacemos un buen sofrito con la cebolleta picada, el pimiento rojo y los tomates rallados.

Cuando estén le añadimos una cucharada de pimentón dulce y enseguida retiramos del fuego, trituramos todo con la batidora hasta hacer una crema sin grumos, reservamos.

Majamos los ajos del mortero junto a una cucharada de perejil y unos granos de sal, reservamos.

Comprobamos que los garbanzos están tiernos y justo al ras de caldo, si le falta le añadimos un pelín de agua caliente.

Vertemos la crema reservada, el majado, una guindilla limpia y sin pepitas y sal, dejamos cocer a fuego lento hasta que la salsa espese.

Cuando esté en su punto, salteamos los langostinos crudos en una sartén con unas gotas de aceite y añadimos al guiso.

Dejamos cocer todo junto 2 minutos y rectificamos de sal.

Este guiso gana en sabor de un día para otro.

 

Patatas en “ajopollo”

Esta fácil, rápida y rica receta la preparo hace muchísimos años y nos encanta.

Ingredientes: (4 personas)

Patatas, 1 kg.

Ajos, 6 dientes

Cebolleta, 1 mediana

Almendras crudas sin cáscara, 1 puñadito

Aceite de oliva virgen extra (cantidad necesaria)

Azafrán en polvo ó colorante

Perejil fresco

Sal

Agua ó caldo

Instrucciones:

Pelamos y chascamos las patatas a trozos, reservamos en un bol cubiertas de agua.

Limpiamos y picamos la cebolleta, reservamos.

Pelamos los dientes de ajos y los dejamos enteros.

Vamos calentando el agua ó caldo.

Ponemos en una cazuela un fondo de aceite y freímos las almendras y los dientes de ajos enteros hasta que empiecen a tomar colorcito, reservamos en un mortero.

En el aceite que queda en la cazuela pochamos la cebolleta picada.

Mientras tanto vamos majando en el mortero los ajos y almendras junto a una cucharada de perejil picado y un poco de sal, hacemos una pasta.

Cuando la cebolla esté transparente añadimos las patatas escurridas, las dejamos un par de minutos removiendo con mimo.

A continuación ponemos sobre las patatas el majado, el azafrán en polvo ó colorante y un poco de sal, revolvemos todo y enseguida cubrimos, al ras, de agua ó caldo caliente.

Esperamos que suba el hervor y bajamos el fuego, dejamos hacer hasta que las patatas estén tiernas y espese la salsa.

Rectificamos de sal y servimos.

Podemos acompañar el guiso con huevos escalfados, yo no se lo he puesto en esta ocasión.

Os aconsejo este riquísimo plato!

Garbanzas con costilla ibérica

Otra receta a gusto de mi marido. Le suelo preparar varias raciones y las congelo, le encantan los guisos tradicionales 🙂

Ingredientes:

1/2 kilo de Garbanzas blancas  DonPedro Alta Selección

1/2 kilo de costillas ibéricas cortadas a tiras

4 ó 5 dientes de ajos

1 rebanada de pan del día anterior

Tomillo molido

2 ñoras de El Huerto de Elche

2 tomates secos   ”   ”     ”

Pimentón dulce El Colorín

Aceite de oliva virgen extra “Mueloliva”

1 cebolla mediana

2 hojas de laurel

Sal

Pimienta

Instrucciones:

La noche anterior ponemos a remojo las garbanzas.

Al día siguiente ponemos agua en una cazuela (la suficiente para cubrir holgadamente las garbanzas), llevamos al fuego.

Cuando el agua esté caliente, escurrimos las garbanzas del agua de remojo y las introducimos en la cazuela. Cuando empiece a subir la espuma, desespumamos bien hasta que quede el agua limpia.

Le añadimos las ñoras enteras despepitadas y bien lavadas, los tomates secos bien lavados y enteros, las hojas de laurel y la cebolla pelada pero entera. Dejamos cociendo a fuego lento.

Por otro lado, ponemos un fondo de aceite en una sartén y freímos los ajos pelados y enteros y la rebanada de pan.

Retiramos y colocamos en el vaso de la batidora añadiéndole una cucharada de pimentón dulce y un poco de tomillo molido (yo añado el pimentón estando el pan y los ajos calientes y así evito echarlo en el aceite que se quema enseguida), reservamos.

En el aceite que queda en la sartén doramos las tiras de costillas por todos los lados y unimos a los garbanzos junto con el resto del aceite de la sartén.

Dejamos que se hagan a fuego lento hasta que las costillas y garbanzas estén tiernas, si necesita un poco de agua, se la añadiremos poco a poco y caliente.

Cuando estén en su punto, sacamos la cebolla, tomates y ñoras y los juntamos con el contenido del vaso de la batidora más un poco de caldo del guiso.

Trituramos todo hasta que no queden grumos.

Vertemos en el guiso y dejamos cocer unos minutos más hasta que engorde la salsa.

Rectificamos de sal.

Si vemos que tiene exceso de aceite (suele ocurrir cuando se utiliza carne ibérica), como se quedará en la superficie, lo retiramos con un cucharón y lo desechamos.

Este es un guiso que gana de un día para otro.

Carrilleras de cerdo con patatas

Las carrilleras de cerdo es la carne preferida de mi marido, quedan muy tiernas y jugosas en cualquier tipo de preparación y ya, si se las presentas, guisadas con patatas “en amarillo” queda rendido a tus pies.. 🙂

Ingredientes:

1/2 kilo de carrilleras de cerdo ibérico

3 patatas medianas

1 zanahoria

1 cebolleta

1 pimiento verde italiano pequeño

3 dientes de ajos

1 hoja de laurel

1 taza de guisantes (congelados)

Aceite de oliva virgen extra

Vino blanco

Colorante alimentario amarillo

Agua ó caldo

Sal

Pimienta negra molida

Instrucciones:

Lavamos las verduras y las troceamos pequeñitas, reservamos por separado.

Limpiamos las carrilleras de telillas y nervios, reservamos (de momento no las salpimentamos).

Pelamos las patatas, las lavamos y las “chascamos” a trozos grandes, reservamos cubiertas de agua.

Ponemos, en una cazuela, 4 cucharadas de aceite de oliva y la llevamos al fuego (no necesitamos más aceite porque las carrilleras le aportan grasa al guiso y luego queda aceitoso).

Cuando esté bien caliente sellamos las carrilleras, a fuego fuerte, por todos los lados, sacamos, salpimentamos y reservamos.

En el fondo que queda en la cazuela, pochamos la cebolleta, el pimiento y los ajos, todo picado pequeño, a fuego lento hasta que estén tiernos. Le ponemos la hoja de laurel.

Añadimos   la zanahoria a rodajas y los guisantes, lo dejamos un par de minutos que se integren en el sofrito, salamos.

Ponemos las carrilleras reservadas, esperamos que tomen temperatura y le vertemos un buen chorro de vino blanco, dejamos evaporar el alcohol y añadimos agua ó caldo caliente.

Dejamos cocer hasta que estén tiernas.

Cuando estén, comprobaremos la cantidad de caldo que les queda que deberá cubrir justo las patatas, si le falta le añadimos más.

Le ponemos las patatas y dejamos hasta que se pongan tiernas. Rectificamos de sal.

Servimos enseguida.

Nota: Con estas cantidades salen varias raciones, que podremos congelar si tenemos la precaución de hacerlo estando aún las patatas tibias. De esta manera cuando las descongelemos y volvamos a calentar estarán como recién hechas.

Alubias de Avila con chorizo y lomo

Hoy he preparado una receta con los excelentes ingredientes de:

Productos de Avila.com

Ingredientes:

1/2 kilo de alubias blanca riñón Huertos de Arévalos

2 rodajas de Lomo en aceite Roal

1 trozo de chorizo en aceite Roal

Aceite de oliva virgen extra

1 hoja de laurel

4 ó 5 dientes de ajos

1 cebolla

1 zanahoria

1 nabo

Pimentón de la Vera dulce

Sal

Instrucciones:

La noche anterior dejamos a remojo las alubias.

Al día siguiente, las escurrimos del agua y las ponemos en una cazuela cubiertas a ras de agua limpia .

La llevamos al fuego y cuando rompa el hervor las “asustamos”  con un chorrito de agua fría, esto lo hacemos 3 veces y es para que no se les despegue la piel. Desespumamos.

Le añadimos el nabo y la zanahoria, ambos pelados y troceados, la hoja de laurel y 2 dientes de ajos pelados y enteros.

Las cocineramos a fuego lento hasta que estén tiernas.

Por otro lado, pondremos un fondo de aceite en una sartén y haremos un sofrito con la cebolla y los otros dientes de ajos, todo muy picadito.

Cuando estén, le añadiremos  el lomo y chorizo cortado a trozos y lo dejaremos que se frían un par de minutos.

Por último, le ponemos una cucharada de pimentón de la Vera dulce y, enseguida, verteremos todo el sofrito a las alubias.

Dejaremos 15 minutos más el conjunto y rectificamos de sal.

Debe quedar espesita la salsa. Para espesarla trituraremos en la batidora un trozo de la zanahoria guisada, unas pocas alubias, los dientes de ajos del guiso y un poco del caldo y verteremos de nuevo a la olla.

Está mejor de un día para otro.

Las hemos acompañado de un buen vaso de Vino Toros de Guisando Syrah

Patatas al pimentón picante con langostinos

Tenía muchas ganas de probar las buenísimas patatas gallegas de  www.todopatatas.com y se me ocurrió hacer esta receta, tan fácil, que demuestra que con pocos ingredientes, eso sí, de buenísima calidad queda un plato delicioso.

Ingredientes: (cantidades según comensales)

Patatas gallegas

Langostinos frescos

Aceite de oliva virgen extra

Pimentón de la Vera picante

Ajos

Caldo de verduras (casero ó concentrado en pastillas)

Laurel

Sal

Instrucciones:

Lavamos, pelamos y “chascamos” las patatas a taquitos, las reservamos cubiertas de agua.

Vamos calentando el caldo de verduras.

Ponemos un fondo de aceite en una cazuela y freímos 4 ó 5 dientes de ajos, sin el germen interior, cortados a trocitos y un par de hojas de laurel.

Cuando estén los ajos, escurrimos las patatas y añadimos a la cazuela, las “mareamos” 2 ó 3 minutos removiendo suavemente, salamos.

Le añadimos una cucharadita colmada de pimentón de la Vera picante, removemos.

Enseguida las cubrimos, a ras, de caldo caliente.

Bajamos el fuego y dejamos hacer hasta que estén tiernas.

Cuando estén, le añadimos los langostinos, bien limpios pero sin pelar (yo les quito los bigotes más largos).

Dejamos un par de minutos más hirviendo y para que engorde la salsa.

Servimos caliente.

Patatas “a la americana”

Hoy vamos con un guisito que se prepara en un plis-plas, mientras ponemos la mesa lo hacemos y disfrutaremos de un plato muy sabroso.

Ingredientes:

1 pack de 3 latitas de calamares en salsa americana “Calvo”

3 patatas medianas

Caldo de pescado casero ó de cubitos

Sal

Instrucciones:

Pelamos las patatas y las “chascamos” a taquitos, reservamos cubiertas de agua.

Ponemos a calentar el caldo de pescado, un vaso de los de agua aproximadamente.

Vertemos el contenido de las 3 latitas con su caldo en una cazuela y llevamos al fuego.

Cuando empiece a hervir, escurrimos las patatas y las añadimos, las dejamos un par de minutos que se impregnen de la salsa.

Vertemos el caldo caliente cubriéndolas justo al ras.

Bajamos el fuego, tapamos y dejamos cocer hasta que las patatas estén tiernas.

Rectificamos de sal y servimos caliente.

https://i1.wp.com/m1.paperblog.com/i/56/564418/productos-calvo-L-zhfgFh.png

Alubias pintas con trigo tierno

En casa nos gusta mucho el “cuchareo”, sobre todo a mi marido. Las legumbres, de todo tipo, acompañadas de verduras ó arroces forman parte de nuestra alimentación habitual incluso en época de calor.

Les hago un “truquillo”, que luego os explico, y no tenemos ningún problema de que nos sienten mal.

En este caso, se me ocurrió acompañarlas de trigo tierno y nos han resultado muy ricas, las repetiré a menudo.

Las cantidades que indico sale un guiso para varias personas ó para varios días. Podéis hacer raciones individuales y congelarlas.

Ingredientes:

500 grs. de judías pintas

1 tomate rojo

1 pimiento verde italiano

1 cebolla

1 zanahoria

4 dientes de ajos

2 hojas de laurel

2 ñoras

Aceite de oliva virgen extra

1 taza de trigo tierno

Instrucciones:

La noche anterior ponemos a remojo las alubias.

Al día siguiente, las sacamos del agua de remojo, las lavamos y escurrimos.

Lavamos las verduras, pelamos la zanahoria, la cebolla y los ajos dejando todo entero sin trocear.

Quitamos el pedúnculo al tomate, lo dejamos entero.

Quitamos las pepitas al pimiento y a las ñoras, lavamos muy bien.

Ponemos las judías en una olla amplia cubiertas al ras de agua.

Cuando rompa el hervor, y aquí viene el “truquillo”, les tiramos el agua, las enjuagamos con agua fría, las escurrimos muy bien y volvemos a poner en la olla cubiertas a ras con agua fría. Esto lo hago a todos los tipos de alubias y a las lentejas.

Colocamos al lado una jarrita con agua fría y, cuando rompa el hervor, las “asustamos” con un chorrito, esto lo hacemos 3 veces y es para que no suelten la piel mientras cuecen.

Una vez hecho esto, cuando por fín vuelva a hervir, las desespumamos .

A continuación le ponemos un buen chorro de aceite de oliva, todas las verduras enteras y las dos hojas de laurel bien limpias.

Dejamos cocer, a fuego lento y tapadas, hasta que estén tiernas, vigilando y removiendo de vez en cuando. A mí me gusta hacerlas en olla de barro, a la antigua..

Cuando estén, sacamos al vaso de la batidora..el tomate, la zanahoria, el pimiento, las ñoras, la cebolla, los ajos y unas cuantas alubias.

Trituramos todo muy bien hasta hacer un puré fino y lo añadimos de nuevo a la olla. Si queréis podéis pasarlo por un chino ó colador, yo no lo hago.

Es en este momento que le ponemos la sal. Dejamos unos minutos más a fuego lento hasta que engorde la salsa.

Preparamos el trigo según instrucciones del paquete.

Servimos mezclados ó ponemos el trigo en recipiente aparte y que cada comensal se sirva la cantidad que quiera. 

Está más rico de un día para otro.

La alubias también podemos servirlas con una idea de mi amiga María José:

Freímos bastantes ajitos en láminas en un poco de aceite de oliva  y los ponemos por encima a la hora de servir:

Garbanzos con bacalao y calabaza

Hace un tiempo recibí un envío de La Bacaladera S.A.U. , me enviaron lomo supremo de bacalao y desmigado extra, unos productos buenísimos.

Como eran varias bandejas, congelé algunas y, en este caso, he cocinado el desmigado extra. Qué cosa tan rica, viene perfectamente limpio de pieles y espinas y en su punto de desalado para ahorrar trabajo.

Como coincidió que unos amigos nos han regalado unas calabazas, decidí probar a hacer esta combinación que ha quedado riquísima.

Ingredientes:

Garbanzos cocidos, 500 grs. (pueden ser de bote)

Calabaza, 500 grs.

1 bandeja de desmigado extra de bacalao La bacaladera S.A.U.

1 cebolla

2 dientes de ajos

2 ñoras ó pimientos secos

Aceite de oliva virgen extra

Pimentón de la Vera

Sal

Instrucciones:

Me apeteció usar la calabaza como recipiente para servir, porque era muy bonita y no muy grande. Así  que la lavé muy bien, la sequé, le corté un “sombrerito”, la vacié con un sacabolas y la puse a escurrir bocabajo mientras preparaba el guiso.

Ponemos un fondo de aceite en una cazuela y sofreímos la cebolla picada pequeñita y las ñoras limpias de pepitas y partidas en dos.

Cuando esté la cebolla tierna, añadimos la calabaza partida a daditos y seguimos pochando, salpimentamos.

Cubrimos al ras de agua ó caldo y dejamos hervir a fuego lento hasta que la calabaza esté tierna.

Añadimos los garbanzos cocidos y dejamos unos minutos más.

Aprovechamos estos minutos para dorar, en una sartén, un par de dientes de ajos en láminas en dos cucharadas de aceite de oliva.

Cuando estén ligeramente dorados, añadimos las migas de bacalao y salteamos.

Le ponemos una cucharadita de Pimentón de la Vera, retiramos y vertemos todo en el guiso.

Sacamos las ñoras, unos cuántos garbanzos y un poco de caldo y lo trituramos con la batidora, lo agregamos de nuevo al guiso para espesarlo.

Dejamos unos minutos más, rectificamos de sal y retiramos.

Vertemos en la “ollita calabaza” y servimos.