Tortas de la Axarquía

Estas riquísimas tortas, de origen árabe, son típicas de la zona de la Axarquía Malagueña.

Son muy fáciles de preparar y deliciosas,  para una merienda de fín de semana con sabor a pueblo, por no hablaros del olorcito que os deja en la cocina cuando se hornean..uhmmmm!

Ingredientes:

250 grs. de harina de repostería

2 cucharadas colmadas de almendras molidas

125 c.c. de aceite de oliva virgen extra

2 cucharadas colmadas de azúcar

60 c.c. de vino dulce

1 cucharadita de ajonjolí

1 cucharadita de anís en grano

1 cucharadita de canela molida

1 trozo de piel de limón sin nada de blanco

1 pizca de sal

Instrucciones:

Ponemos a calentar el aceite a fuego suave.

Cuando esté caliente, introducimos la piel de limón, la dejamos a fuego lento hasta que veamos que empieza a freírse, retiramos la sartén del fuego.

Añadimos la cucharadita de ajonjolí y de anís en grano, dejamos que se infusionen con el calor residual que queda en el aceite. También le ponemos el azúcar y la disolvemos bien.

A continuación le mezclamos el vino dulce, reservamos.

Por otro lado, en un bol grande, unimos harina, almendra molida, canela molida y pizca de sal, mezclamos.

Hacemos un hueco en el centro y le ponemos la mezcla de la sartén, que ya estará casi fría,  sin la piel de limón. Si queréis, podéis colarla, pero lo suyo es encontrarte los granos de anís y ajonjolí cuando te comes las tortas.

Mezclamos todo muy bien con la mano, para este tipo de masa es la mejor amasadora..

Hacemos una bola y dejamos reposar, durante una hora, en la parte baja del frigo.

Una vez haya reposado, pesamos la masa y la dividimos en bolitas del mismo peso, eso es muy importante para que se horneen uniformemente. A mí me han salido 13 de un peso aproximado de 38 grs. cada una.

Vamos precalentando el horno a 180 grados.

Forramos una bandeja con papel sulfurizado ó sil-pak.

Le damos forma de tortas, yo he utilizado la base de un vaso, las vamos colocando en la bandeja.

Las horneamos durante unos 14-15 minutos, depende del horno.

Yo, por mi cuenta, las espolvoreé con azúcar moreno a mitad de cocción.

Para saber si están, levantáis, con cuidado, una de ellas y, si la base está ligeramente dorada, las retiráis. No esperéis a que la base esté oscura porque se os quedarán duras.

Las sacáis con cuidadito con una espátula y las dejáis enfriar sobre rejilla. Al enfriarse endurecen un poco.

Cuando estén frías las conserváis en una lata metálica.

Os váis a resistir?🙂

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s