Judías del Barco de Ávila

Las judías del Barco de Ávila (denominadas en algunas ocasiones más brevemente como: judías del Barco o judiones del Barco) son judías secas, generalmente de color blanco y de gran tamaño, que se cultivan en los campos del Barco de Ávila (suroeste de la provincia).

Su gran tamaño permite aproximadamente unos cuarenta granos por cien gramos de judías (una ración aproximada para una persona), cuentan con el segundo Consejo de Denominación Especifica más antiguo de España. Así, se trata del primer producto leguminoso reconocido con la «Indicación Geográfica Protegida».

Tienen una textura mantecosa y deliciosa, si tenéis ocasión no dudéis en probarlas.

Ingredientes:

1/2 kilo de judías del Barco de Ávila «La Gallareta»

Aceite de oliva virgen extra

Laurel

Cebolla

1 pimiento choricero seco ó ñora

1 tomate seco

1 zanahoria

Ajos

Morcilla y chorizo (opcional)

Sal

Instrucciones:

Las judías, sean del tipo que sean, suelo hacerlas de la misma manera:

Se dejan a remojo el día anterior.

Al día siguiente les tiramos el agua y las lavamos y escurrimos.

Las ponemos en una cazuela cubiertas al ras de agua.

Cuando rompa el hervor le tiro el agua, las lavo y vuelvo a cubrir de agua fría.

Al recuperar el hervor le subirá a la superficie una especie de espuma que quitaremos con una rasera.

Estos pasos garantizan que no sean indigestas, al menos a nosotros nos da resultado.

Seguimos con la receta:

Una vez desespumadas le añadimos la zanahoría, la cebolla, 4 dientes de ajos..todo ello pelados pero enteros. Además el pimiento seco ó ñora bien limpio y quitadas las pepitas, el tomate seco, la hoja de laurel y un buen chorro de aceite de oliva.

Cuando estén hirviendo las asustaremos 3 veces con chorritos de agua fría, así no se desprende la piel..

Ponemos a fuego lento y tapadas hasta que estén tiernas.

Le retiramos el pimiento, tomate, ajos, zanahoria, cebolla y ponemos en el vaso de la batidora con un poco de caldo y unas cuantas judías.

Trituramos todo muy bien y añadimos de nuevo al guiso.

Ponemos sal y dejamos unos minutos más hasta que reduzca y engorde el caldo.

El chorizo y la morcilla se pueden cocer aparte y cortados a rodajitas acompañar el guiso ó, por el contrario, se pueden cocer junto a las judías, en este caso no añadimos aceite al guiso.

Dejamos reposar unas horas antes de servir, yo suelo hacerlo de un día para otro.

 

Empanada de sardinillas, cebolla y mermelada de tomate

Este relleno de empanada se me ocurrió sobre la marcha aprovechando que tenía en casa unas conservas estupendas, ha sido un éxito y por eso os la recomiendo, el contraste de sabores es una delicia.

La masa de empanada no es la tradicional sino que ví en el blog de «Lolyn» la receta de una masa para empanadillas y me encantó porque es muy fácil y rápida de preparar y el resultado es magnífico. Yo he utilizado la mitad de ingredientes y me da masa suficiente para hacer dos empanadas del tamaño de un plato llano grande y, de cada una pueden comer 2 ó 3 personas. Os pongo las cantidades que he usado yo:

Ingredientes:

Masa

350 grs. de harina
150 c.c. de aceite de oliva virgen extra
150 c.c. de agua
7 grs.  de sal
Relleno:
2 cebollas
Mermelada de tomate casera ó preparada
Sardinillas en aceite de oliva «Paco Lafuente»
Instrucciones:
Comenzamos preparando la masa poniendo la harina en un bol mezclada con la sal y, en un cazo, el agua con el aceite.
Llevamos el cazo al fuego y, cuando hierva a borbotones, lo vertemos sobre la harina para escaldarla, lo hacemos con cuidado de no quemarnos.
Mezclamos, primero con una cuchara de madera y después con las manos hasta integrar todo y hacer una bola.
Envolvemos en film y dejamos reposar una horita en el frigo.
Mientras tanto, pochamos la cebolla troceadita pequeña, a fuego lento en un par de cucharadas de aceite.
La dejaremos hasta que esté transparente, se haya quedado sin líquido y casi empiece a tomar colorcito, retiramos y dejamos enfriar sobre un colador (para que suelte todo el líquido si queda).
Precalentamos el horno a 200 grados.

Cogemos la masa y dividimos en dos porciones (para dos empanadas, una parte la podemos congelar).

Una de ellas la dividimos en dos, una un poco más pequeña que la otra.
Forramos un molde redondo desmontable con papel de horno.
La masa más grande la extendemos fina  y ponemos en el molde, le damos forma con un poco de borde alrededor, se hace muy fácil con los dedos.
Rellenamos con la cebolla pochada, las sardinas y la mermelada de tomate:
Extendemos la otra porción de masa y colocamos encima, unimos los bordes ayudándonos de un tenedor, pinchamos toda  la superficie con una brocheta y pintamos con leche ( podemos pintarla también con huevo):
Horneamos durante unos 25-30 minutos.
Yo le dí después la vuelta como si fuese una tortilla para dorarla también por abajo, durante 10 minutos más, para que estuviese más crujiente, dejar enfriar sobre rejilla.