Berenjenas rellenas de “Zorza”

“Zorza” en Galicia es la carne de la matanza adobada con ajo, orégano, sal y pimentón que, una vez reposada, se utiliza para formar los chorizos.

En este caso se me ha ocurrido aderezar de esta manera  la carne picada para rellenar unas berenjenas.

Ingredientes:

3 berenjenas medianas

Sal

Aceite de oliva virgen extra

Para la zorza:

400 grs. de carne picada de ternera y cerdo

1 cucharadita de pimentón dulce

1 cucharadita de pimentón picante

1 cucharadita de orégano seco

1/2 cucharadita de tomillo seco

1 chorrito de vino blanco

1 chorrito de aceite de oliva virgen extra

Sal

Instrucciones:

Ponemos la carne en un bol.

Le añadimos los ingredientes de la Zorza.

Mezclamos con las manos bien limpias para que se integren bien todos los ingredientes.

Tapamos y dejamos reposar en el frigo mientras se hacen las berenjenas.

Lavamos, sin pelar, las berenjenas y las cortamos en dos a lo largo.

Le marcamos el borde interior, con un cuchillo afilado, y hacemos cortes en rombos por toda la superficie (esto  es para que luego sea más fácil sacar la carne).

Las ponemos en una fuente de horno, con un poco de sal y regadas con un hilo de aceite.

Las horneamos, en horno precalentado a 180 grados, durante unos 45 minutos vigilándolas que no se quemen.

Una vez hechas las dejamos templar un poco.

Sacamos su carne interior con una cucharilla y la troceamos pequeñitas, vamos dejando las “barquitas” en una fuente.

Ponemos un fondo de aceite en una sartén.

Cuando esté caliente añadimos la carne de Zorza reservada.

La vamos sofriendo a fuego medio-alto y removiendo sin parar con cuchara de madera, hasta que reduzca y empiece a freírse.

Es en este momento que añadimos la carne de la berenjena y seguimos sofriendo todo el conjunto durante unos minutos más.

Rectificamos de sal y retiramos.

Rellenamos las “barquitas” de berenjenas.

Horneamos 10-12 minutos a 180 grados.

Servimos caliente espolvoreadas de pimentón picante, orégano y un hilillo de aceite de oliva virgen extra.

Y, como las berenjenas eran grandes, una vez rellenas quedaban raciones muy contundentes como para tomar dos mitades por persona, así que las reduje a una mitad por persona.

Me quedaron algunas berenjenas ya horneadas, las dejé enfriar:

Y utilizé el sistema ZIPLOC de Albal para cerrarlas al vacío y congelarlas para una próxima ocasión, así no tiramos nada:

https://floruca.files.wordpress.com/2011/06/cofresco.jpg?w=182