Tortilla de patatas y cebolla (fondo de congelador)

Esta expresión “fondo de congelador” se la leí a una estupenda compañera y excelente cocinera.

La utiliza para describir diferentes preparaciones…sofritos, boloñesa, bases de salsas,  bases de revueltos..etc., que podemos tener en el congelador para ahorrarnos mucho tiempo a la hora de cocinar, sobre todo, hoy en día que andamos con tantas prisas.

De esta manera no renunciamos a comer comidita casera por falta de tiempo, lo que supone, además, un gran ahorro para nuestro bolsillo.

Un día, paseaba yo por la zona de congelados de un supermercado muy conocido y ví que había bolsas de patatas con cebollas pochadas y listas para hacer tortilla de patatas con sólo descongelar y añadirle los huevos.

Al principio me chocó y me dije que no me fiaba mucho de ese preparado y no lo compré pero, desde entonces, no paré de pensar en la posibilidad de hacerlo  en casa.

Me puse manos a la obra para comprobar los resultados antes de comentároslo y…BINGO! ..es sorprendente lo bien que queda, así que…recomendable 100×100!

Además, se me ocurrió pocharlas en el horno y así reducimos considerablemente la cantidad de aceite.

Paso a explicaros:

Ingredientes:

Patatas frescas (son las mejores)

Cebolla ó cebolleta

Huevos

Sal

Aceite de oliva virgen extra

Bolsas de congelación

Instrucciones:

Pelamos bastantes patatas y cebollas (para varias tortillas).

Las lavamos, secamos y cortamos a daditos como tengamos costumbre.

Las colocamos en una fuente ó bandeja de horno amplia.

Le salpicamos un poco de sal, no mucha, y un hilillo de aceite de oliva, revolvemos con las manos para que se impregnen bien del aceite, extendemos.

Horneamos a 180 grados, revolviendo con mimo cada 15 minutos, hasta que estén tiernas pero enteras, debe quedar así:

Sacamos y dejamos templar, no debemos dejar que se enfríen del todo para obtener mejores resultados, pues, congelando la patata en templado después sabe como recién hecha. Al tener tan poco aceite no es necesario escurrirlas.

Rellenamos bolsas de congelación con las cantidades que acostumbréis para cada tortilla, aplanáis un poco con las manos haciendo una “torta” (esto es para que al descongelar tarde menos que si es un paquetón), cerrais las bolsas y metéis al congelador

Cuando queráis usarlas descongeláis en microondas mientras batís los huevos y se caliente la sartén

Cuajáis a vuestro gusto.

Haced la prueba!