Bacalao con tomate y sus torreznos

Sigo disfrutando en mi cocina de los productos que, gentilmente, me envían las empresas que colaboran conmigo.

En este caso hice uno de los lomos extras de bacalao, que me envió “La Bacaladera S.A.U.”,  

con un bote de tomate frito que me envió “Conservas Martinete”.

Para aprovechar al máximo el lomo se me ocurrió trocear la piel y freírlas para hacer unos torreznos de bacalao..acierto pleno, están buenísimos!

Ingredientes:

1 lomo extra de bacalao desalado “La bacaladera S.A.U.” (600 grs. aprox.)

1 lata de tomate frito Martinete de 400 grs.

1 cebolleta mediana

2 pimientos verdes italianos

Harina

Aceite de oliva virgen extra

Instrucciones:

Quitamos la piel al bacalao, la lavamos, secamos muy bien y troceamos a tiritas, reservamos.

Limpiamos los pimientos quitando pedúnculo y pepitas y la cebolleta .

Cortamos a tiras los pimientos y la cebolla en juliana no demasiado fina, reservamos.

El lomo lo troceamos grandecito, salamos.

Ponemos una sartén al fuego con un dedo de aceite de oliva virgen extra.

Enharinamos los trozos de bacalao y freímos ligeramente, lo vamos colocando en una cazuela.

Colamos el aceite para quitar los restos de harina y volvemos a poner la sartén con él en el fuego.

Freímos las tiras de pimiento y ponemos sobre el bacalao.

Freímos la cebolla en juliana y ponemos sobre el bacalao.

Vertemos sobre la cazuela el tomate frito y dejamos cocer el conjunto, a fuego bajo, durante 10 minutos moviendo la cazuela de vez en cuando. Debemos ponerle tapadera porque el tomate salpica mucho. Retiramos.

En el aceite que nos ha sobrado en la sartén freímos la piel del bacalao hasta que esté doradita y crujiente, retiramos sobre papel absorbente hasta que enfríe.

Servimos como acompañamiento del bacalao con tomate.

Discos de berenjenas rellenos de atún

Ingredientes:

1 berenjena gordita

1 latita pequeña de atún en aceite

Aceitunas sevillanas sin hueso, 10 ó 12

Tomate frito de bote

Huevo

Harina

Sal

Aceite de girasol para freir

Instrucciones:

Pelamos la berenjena, la cortamos en rodajas no demasiado finas.

Las colocamos en un bol con agua y un poco de sal durante una media hora.

Sacamos, escurrimos y secamos.

Ponemos una plancha ó sartén antiadherente al fuego con un hilo de aceite.

Pasamos las rodajas de berenjenas por ambas caras hasta que pierdan la tersura y se puedan manejar sin romperlas, reservamos sobre papel de cocina.

Escurrimos y desmenuzamos el atún lo ponemos en un bol.

Picamos las aceitunas y la añadimos.

Vamos agregando tomate frito a cucharadas y mezclando hasta que sea una pasta jugosa pero no muy líquida.

Ponemos rodajitas de berenjenas:

La rellenamos con la pasta de atún:

Tapamos con otra rodajita:

Presionamos un poco por los bordes para que se peguen.

Ponemos aceite de girasol a calentar.

Batimos el huevo y ponemos un plato con harina.

Pasamos los discos por huevo y después por harina.

Freímos hasta dorar.

Colocamos sobre papel absorbente.

Servimos caliente aunque fríos están deliciosos y se pueden llevar para una merienda en la playa ó el campo.

Tarta de cerezas

Ingredientes:

Base:

220 grs. de harina de repostería

100 grs. de mantequilla

Una pizca de sal

50 grs. de azúcar

1 huevo

1 cucharadita de levadura tipo Royal

2 cucharadas de agua

Relleno:

400 grs. de cerezas frescas

4 cucharadas de licor de cerezas (Miura ó similar)

1 brick de nata líquida de montar de 200 c.c.

1 tarrina pequeña de queso crema

3 huevos

80 grs. de azúcar

50 grs. de Maizena

Instrucciones:

Lavamos muy bien las cerezas y las secamos.

Quitamos el pedúnculo y el hueso y las cortamos por la mitad (dejamos algunas enteras para la decoración final), yo lo he hecho con un cuchillo pequeñito, no tiene dificultad ninguna.

Las colocamos en un bol con el licor de cerezas, las dejamos macerar mientras hacemos el resto.

Hacemos la base:

Ponemos la harina en un bol junto al azúcar, pizca de sal, levadura, mezclamos todo.

Le ponemos por encima la mantequilla fría y hecha cubitos.

Mezclamos con las manos frotando para conseguir una especie de “migas”.

Una vez conseguidas, hacemos un hueco en el centro y ponemos el huevo y una cucharada de agua (la otra la dejamos por si no la necesita).

Vamos integrando el huevo a la masa con la mano y sin batir mucho, hasta conseguir una masa suave, lisa, moldeable  y que se despegue de las manos.

Hacemos una bola y dejamos reposar en el frigo durante media hora.

A continuación vamos precalentado el horno a 165-170 grados, depende del horno.

Sacamos la masa y forramos con ella un molde desmontable ligeramente enmantequillado.

Lo hacemos con la palma de la mano, cubrimos todo el fondo del molde y un borde por encima como de un dedo de altura, reservamos en el frigo.

Preparamos el relleno:

Escurrimos las cerezas del licor y vertemos éste en el vaso de la batidora.

Le añadimos los huevos, la nata líquida, el queso crema, el azúcar, la Maizena y batimos muy bien hasta hacer una crema.

Sacamos el molde forrado del frigo y le vertemos la crema dentro con mucho cuidado.

Una vez hecho esto le vamos poniendo, una a una por toda la superficie, las medias cerezas reservadas, que se irán introduciendo en la crema, hasta acabarlas todas.

Horneamos durante una hora aproximadamente hasta que, al introducir una brocheta, ésta salga limpia. Si vemos que se dora demasiado la cubrimos con papel aluminio hasta que termine la cocción.

Dejamos enfriar sin desmoldar, metemos en el frigo hasta el día siguiente.

Sacamos, desmoldamos y adornamos con cerezas enteras.

 

 

 

 

 

 

Tortilla de patatas y cebolla (fondo de congelador)

Esta expresión “fondo de congelador” se la leí a una estupenda compañera y excelente cocinera.

La utiliza para describir diferentes preparaciones…sofritos, boloñesa, bases de salsas,  bases de revueltos..etc., que podemos tener en el congelador para ahorrarnos mucho tiempo a la hora de cocinar, sobre todo, hoy en día que andamos con tantas prisas.

De esta manera no renunciamos a comer comidita casera por falta de tiempo, lo que supone, además, un gran ahorro para nuestro bolsillo.

Un día, paseaba yo por la zona de congelados de un supermercado muy conocido y ví que había bolsas de patatas con cebollas pochadas y listas para hacer tortilla de patatas con sólo descongelar y añadirle los huevos.

Al principio me chocó y me dije que no me fiaba mucho de ese preparado y no lo compré pero, desde entonces, no paré de pensar en la posibilidad de hacerlo  en casa.

Me puse manos a la obra para comprobar los resultados antes de comentároslo y…BINGO! ..es sorprendente lo bien que queda, así que…recomendable 100×100!

Además, se me ocurrió pocharlas en el horno y así reducimos considerablemente la cantidad de aceite.

Paso a explicaros:

Ingredientes:

Patatas frescas (son las mejores)

Cebolla ó cebolleta

Huevos

Sal

Aceite de oliva virgen extra

Bolsas de congelación

Instrucciones:

Pelamos bastantes patatas y cebollas (para varias tortillas).

Las lavamos, secamos y cortamos a daditos como tengamos costumbre.

Las colocamos en una fuente ó bandeja de horno amplia.

Le salpicamos un poco de sal, no mucha, y un hilillo de aceite de oliva, revolvemos con las manos para que se impregnen bien del aceite, extendemos.

Horneamos a 180 grados, revolviendo con mimo cada 15 minutos, hasta que estén tiernas pero enteras, debe quedar así:

Sacamos y dejamos templar, no debemos dejar que se enfríen del todo para obtener mejores resultados, pues, congelando la patata en templado después sabe como recién hecha. Al tener tan poco aceite no es necesario escurrirlas.

Rellenamos bolsas de congelación con las cantidades que acostumbréis para cada tortilla, aplanáis un poco con las manos haciendo una “torta” (esto es para que al descongelar tarde menos que si es un paquetón), cerrais las bolsas y metéis al congelador

Cuando queráis usarlas descongeláis en microondas mientras batís los huevos y se caliente la sartén

Cuajáis a vuestro gusto.

Haced la prueba!

Napolitanas de canela

 Encontré esta receta en la cocina de “Nati”, por lo visto ella la copio de una revista de cocina.

Hace bastante tiempo tenía ganas de hacer estas galletas en casa, pues le encantan a mi marido y  he acertado porque están buenísimas.

 He disfrutado mucho preparándolas, son un poco entretenidas, pero en la cocina es el único sitio de la casa donde no me canso por muchas horas que esté.

Ingredientes:

100 grs. de mantequilla

100 grs. de azúcar

1 huevo grande

3 cucharaditas colmadas de canela molida

250-300 grs. de harina de repostería

1 cucharadita de levadura tipo Royal

Azúcar y canela para espolvorear

Instrucciones:

Mezclar en un bol el azúcar, mantequilla ablandada, huevo y 2 cucharaditas colmadas de canela molida, batir muy, muy bien.

Mezclar, en principio, 250 grs. de harina y la levadura, tamizar y añadir al bol, seguir amasando (yo lo he hecho con cuchara de madera).

Según el tipo de harina necesitará un poco más, eso lo comprobaremos añadiendo poco a poco y amasando.

Debemos conseguir una masa fácilmente moldeable y que se despegue de las manos y del bol.

Hacemos una bola, envolvemos en film y metemos al frigo durante una hora para que tome cuerpo

Precalentamos el horno entre 170-180 grados (depende de los hornos)

Extendemos la masa entre dos láminas de film

Recortamos bordes formando un cuadrado ó rectángulo, la masa sobrante volvemos a formar una bola y metemos al frigo para que no se ablande, mientras… recortamos las galletas a nuestro gusto (yo he usado una regla de cocina y un cortapizzas)

Las vamos colocando en la bandeja forrada de papel ó silpak.

Para transportarlas de la zona de amasado a la bandeja de horno hay que usar una espátula de cocina porque la masa es muy frágil y alargada y se puede romper

Espolvoreamos de azúcar mezclada con canela y horneamos alrededor de 15 minutos.

Hacemos lo mismo con el resto de la masa reservada en el frigo hasta acabarla toda.

Una vez sacadas del horno las colocamos con cuidado sobre rejilla hasta que enfríen.

Guardamos en un lata hermética.

Quedan crujientes, frágiles y riquísimas!

Gazpacho de pistachos

Se me ha ocurrido hoy este gazpacho y está delicioso.

Ingredientes:

200 grs. de pistachos (lo pesáis una vez pelados)

1 diente de ajos

2 rebanadas de pan de molde sin corteza remojadas en agua

Aceite de oliva virgen extra

Vinagre de vino

Sal

Agua fría

Instrucciones:

Ponemos los pistachos pelados en la batidora, dejamos unos pocos enteros para decorar al final. Les quitamos sólo la cáscara.No hace falta que le quitemos la piel oscura porque luego se elimina al pasarlo por el colador.

Le añadimos el pan escurrido, el diente de ajo pelado y sin el germen, un poco de sal, un chorrito de aceite de oliva virgen extra, unas gotas de vinagre y un pequeño chorrito de agua.

Trituramos todo muy bien hasta que quede muy fino, le iremos añadiendo, a la vez , un poco más de aceite en hilillo hasta que emulsione, y un chorrito más de agua fría hasta alcanzar el espesor deseado.

Pasamos por un chino ó colador de malla fina.

Rectificamos de sal y vinagre y metemos al frigo un par de horas.

Servimos adornado con unos pistachos picados.

Probadlo y me contáis.

Calamares de la huerta

Para hacer esta riquísima tapita he probado, por primera vez, la harina YOLANDA que, amablemente,  me enviaron hace unos días.

Me ha gustado mucho el resultado porque ha quedado una fritura muy ligera y nada aceitosa.

Ingredientes:

Cebolla tierna

Pimiento verde italiano

Harina YOLANDA

Sal

Aceite de girasol para freir

Intrucciones:

Lavamos la verdura, pelamos la cebolla y quitamos el pedúnculo y las pepitas al pimiento verde.

Cortamos aros de cebolla  y los separamos, cortamos tiras del pimiento, reservamos.

Ponemos un poco de harina YOLANDA en un plato.

En un bol colocamos 3 partes de agua y 3 partes de harina YOLANDA, batimos muy bien hasta integrarlos.

Ponemos abundante aceite en un sartén para freir.

Cuando esté bien caliente, pasamos los aros de cebolla primero por la harina del plato, sacudimos el exceso e introducimos en el bol de la mezcla.

Enseguida vamos sacando y friendo hasta que estén doraditas.

Dejamos sobre papel absorbente .

Hacemos lo mismo con las tiras de pimientos.

Servimos caliente espolvoreadas con sal fina al gusto.